Kiev, la ciudad de las cúpulas doradas

  • Descubre los mejores lugares que visitar en la ciudad de Kiev, la capital de Ucrania, así como la mejor forma de llegar en transporte público desde el aeropuerto.

Hogar de casi 3 millones de personas e importante centro cultural y económico de Europa del Este. La ciudad de Kiev ha tenido una historia de idas y venidas resultado de las diferentes invasiones acontecidas. Bajo el dominio de los vikingos se convirtió en la capital del Rus de Kiev, el primer estado eslavo oriental en el siglo IX. En este periodo se construye la Catedral de Santa Sofia con un arquitectura inspirada en Constantinopla. A esta época esplendorosa le pondrían punto y final los mongoles, que invadieron Kiev en 1240 y arrasaron con la ciudad. En 1362 el Gran Ducado de Lituania se hace con el control de la ciudad y la transfiere en 1569 al Reino de Polonia. Kiev pasó de ser una de las ciudades más pobladas del mundo como capital del Rus a una capital marginal dentro de los tres imperios mencionados.

En 1667 el Zarato ruso y la Mancomunidad Polaco-Lituana firman el Tratado de Andrusovo mediante el cual Kiev pasa a estar bajo soberanía rusa y dos siglos más tarde la ciudad vuelve a prosperar gracias a la Revolución industrial en el Imperio ruso. En 1921 la ciudad entra a formar parte de la República Socialista Soviética de Ucrania pero no sería su capital hasta 1934. Hasta ese momento el título fue ostentado por Járkov, al este del país.

Tras dos años de ocupación nazi entre 1941 y 1943, la ciudad es distinguida como Ciudad Heroica por la URSS como reconocimiento por la defensa de sus ciudadanos durante la Segunda Guerra Mundial. El 24 de agosto de 1991 se declara la independencia de Ucrania con la caída de la Unión Soviética y Kiev se mantiene como la capital del ahora ya independiente estado ucraniano.

En 2004 tiene lugar la 'Revolución naranja' mediante la cual el pueblo ucraniano consigue la anulación de los resultados de las fraudulentas elecciones presidenciales y, ya en 2013, el Euromaidan, acontecimiento que marcaría para siempre el futuro de Ucrania.

Documentación y moneda

Para ciudadanos españoles no es necesaria la obtención de un visado para entrar al país, tan sólo se requiere un pasaporte en regla. La moneda oficial de Ucrania es el grivna, cuyo cambio al euro es, aproximadamente, de 30 grivna por cada euro (abril 2019). En el aeropuerto internacional de Boryspil escasean las oficinas de cambio de moneda y las pocas que hay ofrecen tipos de cambio ridículamente bajos, con comisiones que rondan el 20% (24 grivnas por cada euro versus los 30 oficiales). Es por eso que aconsejo cambiar lo justo y necesario para coger el transporte al centro de la ciudad y cambiar el resto en el centro de Kiev, donde abundan las casas de cambio, que ofrecen tipos mucho más ajustados.

Del aeropuerto de Boryspil al centro

El transporte del aeropuerto al centro dependerá de la zona donde te alojes. En cualquier caso deberás coger el SkyBus (número 322), que es el único transporte público que circula las 24 horas del día. Sale desde la Terminal D, por lo que si aterrizas en cualquiera de las otras (Ryanair opera en la terminal F) deberás coger primero el shuttle bus (gratuito).

Si te hospedas en el centro, la mejor opción es bajarte en la primera parada del bus, en la estación de metro de Kharkivska (línea verde) y ahí coger el metro hasta la parada más cercana. La siguiente opción es ir hasta la estación de tren de Vokzalna, ideal si tienes previsto coger el tren para desplazarte a alguna otra región del país. Aunque si llegas de madrugada será tu única opción.

La primera opción, hasta Kharkivska, tiene un precio de 60 UAH (unos 2 euros al cambio) y la segunda 100 UAH (3 euros) por persona. Se paga en efectivo al conductor del bus. En el primer caso, tendrás que sumarle el coste del metro, ya que deberás comprar otro billete una vez en Kharkivska. Aun así el metro de Kiev es muy barato, 8 UAH por persona (menos de 30 céntimos), con transbordos ilimitados.

Motherland Monument

La Estatua de la Madre Patria es la vigesimosexta más alta del mundo y es uno de los símbolos de la ciudad de Kiev. Erigida durante la Unión Soviética en homenaje a los caídos durante la Segunda Guerra Mundial, ha sobrevivido hasta nuestros días pese a la política emprendida desde 2015 por el gobierno ucraniano consistente en limpiar de simbología soviética la ciudad. La estatua sostiene, en una mano, un escudo donde aparece el emblema de la extinta URSS y, en la otra, una espada. Fue inaugurada oficialmente en 1981.

Monasterio de las Cuevas

Este monasterio cristiano-ortodoxo es el más antiguo de Ucrania y uno de los lugares santos de la religión ortodoxa de Europa del Este. Se trata de un recinto amurallado con varios monasterios y museos. El acceso al recinto tiene un precio de 40 UAH (no incluye entrada al interior de los diferentes museos ni monasterios), si además quieres subir a la torre campanario tendrás que abonar 65 UAH adicionales (30 UAH para estudiantes). El precio total de la visita incluyendo acceso al campanario y a los diferentes recintos ronda los 150 UAH (unos 5 euros al cambio).

Otra de las atracciones del recinto son las cuevas, que de hecho dan el nombre al lugar. Estas cuevas interconectan los diferentes monasterios y puede accederse de forma gratuita. Su interior no está iluminado y es por ello que la tradición consiste en comprar una vela y recorrer el complejo de cuevas con su luz.

Memorial Segunda Guerra Mundial y Memorial Holodomor

Se trata de un obelisco que se erigió en honor a los caídos durante la Segunda Guerra Mundial. Cerca se ubica el memorial de las víctimas de Holodomor, una epidemia de hambruna que azotó la Ucrania soviética entre los años 1932 y 1933, acabando con la vida de millones de personas, que fallecieron por inanición. La falta de comida llevó a la desesperación de la población y se produjeron numerosos casos de canibalismo. En 2006, Ucrania reconoció este suceso como genocidio perpetrado por el estado soviético y acusaron a Stalin de querer exterminar la etnia ucraniana, que se resistía a la colectivización de la tierra emprendida por el estado soviético. En frente del monumento hay una estatua de una niña sujetando trigo con su mano, con mirada perdida. Debajo se encuentra el museo donde se explica el suceso y cuyo acceso tiene un precio de 30 UAH (1 euro).

Monasterio de San Miguel

En la década de 1930 el estado soviético decidió demoler este monasterio al considerar que carecía de valor histórico para construir en su lugar el nuevo centro administrativo de la República Socialista Soviética de Ucrania. Tan sólo se conservaron los mosaicos bizantinos que se encontraban en su interior y que fueron trasladados al Museo Hermitage de San Petersburgo. Tras recuperar su independencia en 1991, el estado ucraniano declaró la demolición del monasterio como atentado e inició su reconstrucción. A principios de los años 2000, Moscú devolvió a Ucrania los mosaicos que fueron repatriados y que actualmente conforman el interior del recinto. Como todos los monasterios, cuenta con un campanario desde donde se obtienen vistas impresionantes del complejo. El acceso al interior de la iglesia es gratuito y para subir al campanario es necesario pagar 30 UAH (1 euro). El papel de esta iglesia durante el Euromaidán de 2013 fue muy activo. En su interior se albergaron manifestantes, se curaban heridos y se alimentaban a mujeres e hijos de los combatientes.

Catedral de San Andrés de Kiev

Importante templo barroco asentado sobre una colina que pertenece a la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania, una escisión de la iglesia ortodoxa rusa que se remonta al año 1919.

Catedral de Santa Sofia

Es el edificio religioso por antonomasia de Ucrania por su importancia histórico. Data de la época del Rus de Kiev, antigua federación de tribus eslavas en los siglos X y XI que es considerada el origen del legado cultural de las actuales Rusia, Bielorrusia y la propia Ucrania. Fue el primer monumento del país en ser inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. El acceso al recinto tiene un precio de 60 UAH para adultos y 30 UAH para estudiantes (2 y 1 euro respectivamente).

Plaza Majdan (o Plaza de la Independencia)

El 21 de noviembre de 2013 el Gobierno de Ucrania, comandado por Víktor Yanukóvich, suspende la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, lo que rápidamente genera el rechazo de los ciudadanos, principalmente de los estudiantes universitarios que empiezan a organizar protestas espontáneas en la plaza Majdan. El pueblo ucraniano, harto de los casos de corrupción y la pobreza generalizada ve en estas protestas una vía idónea para dar salida a sus reivindicaciones y las protestas adquieren tono, con miles y miles de manifestantes. El gobierno reacciona de forma contundente y la contienda sube de intensidad, alcanzando las 89 muertes, la mayoría manifestantes que eran ejecutados por francotiradores, produciendo imágenes que darían la vuelta al mundo. En 2014 el presidente Yanukovich huye del país, que queda en manos de un gobierno interino de coalición hasta las elecciones celebradas en mayo de ese mismo año, en las que Petro Poroshenko, europeísta, se proclama ganador. Tras esta victoria se desata la crisis en Crimea que acabó con la península anexionada a la Federación Rusa y un estado de guerra en el este de Ucrania.

Catedral de San Vladimir

Consagrada en 1896 en presencia del zar Nicolás II, esta catedral de culto ortodoxo fue utilizada como museo antirreligioso y archivo durante la época comunista debido al carácter laico de la Unión Soviética. Su interior es uno de los más lujosos de los templos religiosos del país.


Palacio Mariyinsky y Rada Suprema

Este palacio barroco sirve como residencia del Presidente de Ucrania, hasta hace unos días el veterano Petró Poroshenko, que ha sido sustituido por el cómico Zelenski en las elecciones llevadas a cabo el 21 de abril de 2019. El edificio colinda con la Rada Suprema, edificio parlamentario del país.

Friendship of Nations

Este arco fue levantado por las autoridades soviéticas en 1982 para conmemorar el 60 aniversario de la Republica Socialista Soviética de Ucrania así como el 1500 aniversario de la ciudad de Kiev. Tras la política de descomunización del país iniciada por el gobierno ucraniano en 2016, se planteó el derrocamiento de esta estructura para levantar en su lugar un monumento a las víctimas de la guerra en Donbass. Durante el Festival de Eurovision 2017 que se celebró en la ciudad el arco fue pintado con los colores del arcoiris y fue denominado 'Arch of diversity'. Tras unas semanas volvió a su estado actual.

Arsenalna

Como en Moscú, el metro de Kiev es especialmente profundo, pero el récord se lo lleva la estación de Arsenalna, la más profunda del mundo con sus 105 metros bajo el suelo. Desde la entrada hasta las plataformas hay 4 minutos y 50 segundos de escaleras mecánicas, tiempo que algunos locales aprovechan para leer un libro o el periódico.

Estadio Olímpico de Kiev

Estadio multiusos con aforo para 70.000 espectadores. Es el segundo más grande de Europa del Este tras el estadio Luzhniki de Moscú y es donde juega el Dinamo de Kiev sus partidos como local. Fue sede de la final de la Eurocopa 2012 así como de la Liga de Campeones 2018.


Edificios soviéticos

Grandes bloques de hormigón estandarizados se levantan por todas las ciudades que algún día formaron parte de la Unión Soviética, siendo este el legado y la huella del pasado soviético de las mismas. Kiev no iba a ser una excepción y basta ver edificios gubernamentales o barrios periféricos para comprobarlo.

#Ucrania #Kiev #Turismo #Quéver #Visitar

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | SEPTIEMBRE

MADRID

VENECIA

MALTA