Belfast, descubre la que fue una de las ciudades más peligrosas del mundo


La totalidad de la isla de Irlanda permanecía unida hasta que en el siglo XVII, ingleses y escoceses, de religión protestante, decidieron emprender un proceso de colonización de la provincia de Úlster con el objetivo de erradicar el catolicismo de la isla vecina. Este proceso consistió en la expropiación de tierras, que fueron entregadas a personas británicas, a las que incluso se les prohibió la contratación de irlandeses para que las trabajaran con el objetivo de que se vieran forzados a traer más población de Gran Bretaña, generando un efecto sustitución de población que minimizara el riesgo de revuelta.


Aun así, en 1641, la población irlandesa se levantó contra los invasores pero fueron duramente reprimidos. Pese a que se mantuvo el status quo impuesto por Gran Bretaña, la población quedaría eternamente dividida. En el plano económico, Belfast se convirtió en la ciudad más industrializada de la isla de Irlanda, por delante incluso de Dublin, gracias a la industria de los astilleros y textil.


En 1920 el Parlamento de Reino Unido aprueba la Ley de Gobierno de Irlanda mediante la cual crea la región administrativa conocida como Irlanda del Norte, estableciendo su capital en Belfast. Dicha ley es refrendada por el Gobierno de Irlanda en el Tratado Anglo-Irlandés de 1921 lo que da lugar al nacimiento del Ejército Republicano Irlandés (IRA), totalmente opuesto al Tratado y que declaró la guerra tanto al nuevo estado irlandés como a Gran Bretaña, desatando una guerra civil que perderían pero que no supondría su fin.


En 1967 se lanza una campaña pacífica por parte de la Nicra, una asociación en defensa de los derechos civiles de la población católica de Irlanda del Norte, duramente discriminada por la población protestante, que ostentaba la gran mayoría de puestos de poder. El ala unionista más radical, ante la pasividad del gobierno por el carácter pacífico de las movilizaciones, trató de contaminarlo perpetrando atentados para demostrar que el antiguo IRA estaba detrás de este movimiento.


En 1970 se crea una escisión del IRA denominada IRA Provisional, que emprende una violenta campaña mediante la explosión de artefactos contra infraestructuras clave y soldados británicos, aunque el conflicto también sesgó la vida de numerosos civiles. Por su parte, los nacionalistas crean su propio grupo armado para responder a dichos ataques, creando un conflicto que se prolongaría hasta 1998 y en donde la explosión de bombas y los asesinatos indiscriminados se convertirían en la nueva normalidad de la ciudad, figurando Belfast en los listados de ciudades más peligrosas del mundo durante muchos años.


En 1998 se firma el Acuerdo de Belfast mediante el cual se devuelve la autonomía a Irlanda del Norte, la cual fue suspendida por el Parlamento de Londres durante el citado conflicto y, además, se introducen una serie de leyes para garantizar la igualdad de católicos y protestantes y acabar así con los conflictos étnicos. Desde entonces, se ha llevado a cabo un proceso de normalización que ha garantizado la convivencia pacífica y la consolidación de Irlanda del Norte como destino turístico emergente.


Cómo llegar a Belfast desde Dublín

La mejor forma de llegar a Belfast desde Dublin es el autobús, que es rápido y económico. El trayecto tiene una duración de unas 2 horas y el precio es de 10 euros por trayecto. Hay varias compañías que ofrecen el trayecto en diferentes horarios durante todos los días del año. Las dos principales son Bus Eireann y AirCoach. Ambas realizan el trayecto entre la céntrica estación Busaras en Dublin hasta la también céntrica estación Europa en Belfast. Puedes adquirir los tickets de forma anticipada online en sus respectivas páginas webs. Es importante mencionar que, al menos en mi caso, no me pidieron ningún tipo de documentación al subir al bus más que el billete y no hay ningún control fronterizo (el bus no para en la frontera). Aun así, y dado que Belfast pertenece a Gran Bretaña, deberás estar en posesión de la documentación que sea necesaria porque en cualquier momento te la podrán requerir (para ciudadanos españoles es válido tanto el DNI como el pasaporte tanto en la República de Irlanda como en Gran Bretaña).



Titanic Belfast

El Titanic Belfast es el monumento más popular de la capital de Irlanda del Norte. Es un museo dedicado al RMS Titanic, cuya popularidad se multiplicó con la galardonada película de James Cameron. Se compone de seis plantas que repasan la construcción del buque (que se realizó en los astilleros de la ciudad) y su hundimiento. Puedes comprar las entradas de forma anticipada en la web oficial pulsando AQUÍ.



Albert Memorial Clock

Belfast tiene su propio Big Ben, situado cerca del puerto y que fue erigido como memorial al Príncipe Albert, esposo de la reina Victoria del Reino Unido e Irlanda.



Las dos Irlandas

Del conflicto narrado en la introducción de este mismo post quedan restos, sobre todo en la parte oeste de la ciudad, donde estaban situados la mayoría de los partidarios de la unión de las dos Irlandas. Un paseo por esa zona en seguida te sumerge en el conflicto con numerosos murales y pintadas que ayudan a entender la dimensión del conflicto.



SS Nomadic

El SS Nomadic es el último barco que queda en la actualidad de la extinta White Star Line, una empresa cuyo negocio era el transporte de pasajeros y que tenía en el Titanic uno de sus principales buques de transporte. Tras estar durante años atracado en el río Sena, en París, sirviendo de restaurante, el SS Nomadic fue comprado por el gobierno norirlandes, que lo restauró y lo convirtió en museo.


SS NOMADIC / Ver horarios AQUÍ | Precio: 7 libras (ver descuentos para ciertos colectivos AQUÍ) | Localización: Hamilton Dock, Queens Rd, Belfast BT3 9DT, Reino Unido



Saint Annes Cathedral

Lo curioso de esta catedral es que sirve como lugar de rezo tanto a los anglicanos como a los católicos. Hay que pagar una entrada para acceder a la zona central, aunque para mi gusto no merece la pena.


ST ANNE CATHEDRAL / 9.00 – 16.45 de Lunes a Sábado, 13.00 - 15.00 Domingo | Precio: 5 libras | Localización: Donegall St, Belfast BT1 2HB, Reino Unido



Ayuntamiento

El edificio del Ayuntamiento es otro de los principales puntos de interés de la ciudad de Belfast. Pero más que por su exterior, lo aconsejable es adentrarse en él de forma gratuita. En su interior se encuentra un museo que repasa los acontecimientos históricos de esta pequeña nación así como espectaculares vidrieras con representaciones de mitos y leyendas de Irlanda del Norte. Además, también hay un restaurante con precios bastante económicos y una comida casera riquísima.



Jardín Botánico

Está abierto al público todos los días de la semana y tiene un sinfín de especies vegetales tanto en los exteriores como en el interior del invernadero. Como curiosidad, aquí dio un concierto el popular grupo U2 en 1997.



Church House

En este edificio se encuentra la sede de la Iglesia Presbyterian y actualmente sirve también como espacio para grandes conferencias.

#Belfast #IrlandadelNorte #GranBretaña #Inglaterra #Guerra #Ciudades #Peligrosas

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | AGOSTO

reykjavik.png
Ireland.png
Paris.png