Bratislava, la cautivadora capital de Eslovaquia


Debido a su posición estratégica a orillas del Danubio, la ciudad de Bratislava ha sido históricamente un lugar codiciado por las diferentes potencias de la zona. En el siglo X entra a formar parte del Reino de Hungría, convirtiéndose rápidamente en una ciudad clave del reino. En 1526, el Imperio Otomano vence al Reino de Hungría en la batalla de Mohács pero Bratislava consigue resistir la ofensiva y, ante la invasión del resto de territorio húngaro por los turcos, es proclamada nueva capital del reino. Pocos años después se incorpora a los territorios controlados por la monarquía de los Habsburgo, cuya capital era el Reino de Viena.


En 1919 Presburgo adopta el nombre eslovaco de Bratislava y junto con el resto del territorio eslovaco se integra en la Federación de Checoslovaquia tras la caída del Imperio Austrohúngaro en la Primera Guerra Mundial. El nuevo estado sucesor instaura la democracia pero es invadido años más tarde por las tropas nazis de la Alemania de Hitler con el consentimiento de Francia y Gran Bretaña en los denominados Acuerdos de Munich, en los que Checoslovaquia no tuvo ni voz ni voto.


Esta traición por parte de las fuerzas occidentales, así como la liberación por parte del Ejército Rojo de la ciudad -hasta el momento invadida por los nazis-, fue el caldo de cultivo para que el Partido Comunista de Checoslovaquia se hiciera con el poder en las elecciones de 1946 y en connivencia con la URSS de Stalin instaurara los principios soviéticos en el territorio, incluyendo una fuerte represión de todos aquellos disidentes al régimen. La Revolución de Terciopelo, a finales de la década de los 80 y en la que más de 200.000 personas invadieron las calles de Praga, forzó la caída del gobierno comunista, que se vio forzado a convocar elecciones libres en 1990.


A diferencia de lo que sucedió en Yugoslavia y la Unión Soviética, la caída del comunismo no significó la formación inmediata de ningún nuevo estado, ya que Checoslovaquia continuó durante dos años más hasta 1992. El 1 de enero de 1993 se disuelve pacíficamente Checoslovaquia y nacen dos nuevas repúblicas independientes, la Checa y la Eslovaca. Desde entonces y hasta nuestros tiempos Bratislava es la capital de Eslovaquia.


Cómo llegar desde Viena a Bratislava en transporte público


Debido a la cercanía de las dos capitales, es muy habitual incluir una excursión de un día desde Viena a la capital eslovaca. Las dos principales formas de llegar a Bratislava desde Viena en transporte público son:

  1. Bus: es la opción más económica. Hay varias compañías que ofrecen esta ruta pero las dos más importantes son Slovak Lines y Regiojet. Las tarifas son parecidas en ambas compañías y el trayecto de ida y vuelta puede salir aproximadamente por unos 12 euros en función de las horas escogidas. Yo me decanté por Slovak Lines ya que en el momento de hacer la reserva disponían de una promoción según la cual si te registrabas en la app el primer trayecto salía por 1 euro, por lo que el billete ida y vuelta me costó 6.5 euros en total. El trayecto dura 1h y 15 minutos.

  2. Tren: algo más caro que la alternativa anterior. El viaje de ida y vuelta tiene un precio de 16 euros, aunque a su favor incluye el uso gratuito de buses y tramvia en Bratislava durante todo el día escogido. El trayecto dura 1 hora.

La primera opción parte desde la estación de buses que se encuentra al lado de la estación de trenes Wien Hauptbahnhof y tiene varias paradas en Bratislava, la primera de las cuales (SNP) se encuentra en pleno centro histórico.


El tren, sin embargo, te dejará en Hlavná stanica, la estación central de trenes que se encuentra algo apartada del centro (2 km del centro, 20 minutos aproximadamente a pie).


Torre del Ayuntamiento

Es el mejor viewpoint de la ciudad. La torre del ayuntamiento ofrece espectaculares vistas del centro de la ciudad, el castillo en lo alto de la Colina así como el campanario de la Catedral St. Martin’s. Adicionalmente puedes visitar el museo de la ciudad que también se encuentra en el recinto. El ticket puede pagarse con tarjeta.


TORRE DEL AYUNTAMIENTO / 10.00 – 17.00 Martes-Viernes y 11.00 – 18.00 Sábado y Domingo (Lunes cerrado) | Precio: 2.5€ (museo +2.5€) | Localización: Hlvané námestie 501/1




Puerta de San Miguel

Es otro de los viewpoints populares de la ciudad, aunque para mi gusto las vistas son menos bonitas que en la torre del Ayuntamiento. Justo en su base se encuentra el denominado kilometro cero de Bratislava así como la casa más estrecha del mundo en el espacio que separa la Torre de la casa vecina y que se originó cuando las murallas de la ciudad fueron derribadas. El ticket debe pagarse con dinero en efectivo.


MICHALSKÁ BRÁNA / 10.00 – 17.00 Martes-Viernes y 11.00 – 18.00 Sábado y Domingo (Lunes cerrado) | Precio: 5€ (estudiantes 3€) | Localización: Michalská 806/24



Slavin

Es un cementerio militar que se erigió en homenaje a las víctimas del ejército soviético que fallecieron durante la Segunda Guerra Mundial cuando liberaron la ciudad del dominio nazi. Llegar hasta aquí no es tarea fácil ya que se sitúa en lo alto de una colina. Las vistas desde el mismo merecen la pena.



Castillo

El castillo fue levantado por los húngaros y desde entonces ha sido uno de los símbolos de la ciudad. Fue destruido por los bombardeos de las tropas napoleónicas en 1809 y se mantuvo en ruinas hasta 1953, año en el que se decidió que el castillo debía ser reconstruido tratando que su imagen fuera lo más fiel posible a la del castillo original, para lo cual se escogieron expertos restauradores. En su interior actualmente se alberga el Museo de Historia de Eslovaquia. La entrada al recinto circundante es gratuita, no así el acceso al museo.


MUSEO DE HISTORIA / 9.00 – 17.00 Martes-Viernes (Lunes cerrado) | Precio: 7€ | Localización: Zámocká, 811



Palacio de Grassalkovich

Es la residencia del Presidente de la República de Eslovaquia. La mayor parte de sus funciones son de carácter ceremonial. Actualmente el cargo es ostentado por Zuzana Caputová, política, abogada y activista medioambientalista de ideología liberal y europeísta.



Edificio de la televisión pública

Durante la ocupación soviética se levantaron numerosos edificios con la característica estética soviética, la mayoría de los cuales eran bloques residenciales para albergar la creciente población de la ciudad. Uno de los más singulares es la sede de la radiotelevisión pública eslovaca, que actualmente se conserva intacto.



Man at work

Es la estatua más singular de la ciudad y es que se trata de un hombre, popularmente apodado Cumil, saliendo de una alcantarilla. No tiene un significado en concreto, algunas teorías apuntan a que representa un trabajador disfrutando de la ciudad tras una intensa jornada, otras que se trata de un vago trabajador soviético que en lugar de trabajar se despista mirando la calle y, por último, otros apuntan que podría ser un ‘viejo verde’ mirando por debajo de los vestidos. En más de una ocasión ha perdido la cabeza por culpa de conductores despistados, motivo por el cual se ha instalado un cartel que dice, literalmente, ‘Man at work’.


Puente SNP y Observatorio UFO

Construido en 1972, es uno de los dos puentes que atraviesa el Danubio para conectar Bratislava con la vecina Petrzalka. Es el puente atirantado más largo del mundo con un sólo pilón y dispone de un restaurante en su cúspide cuya forma recuerda la de un OVNI. Además del restaurante, hay un observatorio con vistas al centro histórico de Bratislava. El ascenso es en ascensor por lo que es ideal para personas con movilidad reducida que no puedan acceder a la torre del Ayuntamiento o a la Puerta de San Miguel, que aunque no son excesivamente elevadas no disponen de mecanismos para personas con discapacidad. La construcción no estuvo exenta de polémica ya que para levantar el puente y sus accesos se derruyó todo el barrio judío, al pie del castillo.


#Bratislava #Eslovaquia #Viena #Turismo

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | NOVIEMBRE

LAS PALMAS

CHIPRE

CAMBODIA