Lisboa, la ciudad de la luz


Apodada la ciudad de la luz por sus largos y soleados días veraniegos, Lisboa exhibe su esplendor y el legado de una historia milenaria a través de sus numerosos miradores, extendidos a lo largo de la ciudad sirviéndose de la peculiar orografía de la capital portuguesa. Es, indudablemente, una de las ciudades de moda. Barrios como Alfama, Chiado o Baixa, buena gastronomía, precios asequibles y monumentos históricos como la Torre de Belem son los mayores reclamos de una ciudad en plena renovación.


Lisboa no se libró de la invasión árabe acaecida en la Península Ibérica en el siglo VIII y de dicha época conserva los muros defensivos que fueron levantados por los invasores para defenderse de los posteriores ataques cristianos. En el marco de la Reconquista española, en el siglo XII, la ciudad fue recuperada por los portugueses con ayuda de tropas francesas y españolas. Un siglo más tarde, Lisboa fue declarada oficialmente capital de Portugal.


A comienzos del siglo XV dio inicio el periodo histórico conocido como Era de los Descubrimientos, en el que varias potencias europeas, principalmente españoles, británicos y portugueses, recorrieron por primera vez todo el planeta, apoderándose de todo lo que encontraban a su paso. Esto incidió significativamente en la prosperidad de Lisboa, ciudad que sirvió de puerto para la entrada de oro procedente de Brasil y especias de Asia.


Tras 60 años en los que Portugal fue incorporada a la Monarquía Española de Felipe II (1580-1640), el país obtuvo su independencia mediante la Guerra de Restauración y mantuvo la soberanía del territorio hasta la invasión Napoleónica a principios del siglo XIX. En 1928 se instaura la dictadura de António Salazar, que terminó siendo la más duradera del siglo XX en Europa, con 48 años ininterrumpidos de sometimiento que sólo pudo detener la Revolución de los Claveles, un levantamiento militar que restauró la democracia en el país y que supuso la independencia de todas las colonias no europeas a excepción de Madeira y Macao, esto es, Angola, Mozambique, Cabo Verde, etc.

Una ciudad de miradores

Hay numerosos y variados miradores a lo largo de toda la ciudad. Los principales son los siguientes:

Mirador do Sol

En pleno barrio de la Alfama, el Mirador do Sol es uno de los más concurridos fruto de sus impresionantes vistas y su cercanía a otros puntos de interés como el Castillo de San Jorge o la Catedral de Lisboa. Desde este mirador se aprecia el Panteao Nacional así como las torres de la Iglesia de Sao Vicente.


Mirador da Graça

Si continúas subiendo la colina desde el anterior mirador llegarás al Mirador da Graça, desde el que se obtienen unas vistas preciosas del Castillo de San Jorge así como del puente 25 de abril y el Cristo Rei en días despejados.


Miradores del Castillo de San Jorge

Desde el Castillo de San Jorge se puede divisar el río Tajo así como el espectacular puente 25 de abril y los principales barrios turísticos de Lisboa: Alfama, Chiado y Baixa. El precio de la entrada asciende a 8,5€ para adultos y 5€ para estudiantes menores de 25 y jubilados.

La Torre de Belem

Diseñada y empleada para defender la ciudad de los ataques por vía fluvial, la Torre de Belem ha visto redifinida su finalidad en varias ocasiones ya que desde su construcción en el siglo XVI ha servido también como prisión o sede de recaudación de impuestos. En la actualidad el edificio está abierto a los turistas por un precio de 6€ para adultos y descuentos del 50% para estudiantes y jubilados.

El Puente 25 de Abril

Es una de las postales típicas de Lisboa. El Puente 25 de Abril fue construido en la época de la dictadura de Salazar, en 1960, y supuso la primera conexión entre las dos orillas del Tajo. La obra no tardó en hacerse imprescindible en la vida diaria de los lisboetas y la alta demanda provocó que el Gobierno construyera otro puente, Vasco da Gama, al norte de la ciudad. La infraestructura es de metal y alberga un carril en un segundo nivel por donde transita el tren. Recientemente los ingenieros han encontrado evidencias de desgaste en la estructura y el actual ejecutivo luso ya ha destinado fondos para su mantenimiento.

Catedral y tranvías de Lisboa

La Sé de Lisboa es el edificio religioso más antiguo de la ciudad y su construcción data del siglo XII. Ha sobrevivido a los numerosos terremotos que han asolado a la capital portuguesa a lo largo de la historia. La entrada es gratuita aunque hay una zona restringida a la que sólo puede accederse pagando. Por delante de la catedral pasa una de las líneas de tranvía de la ciudad con los míticos convoyes amarillos circulando por ellas. Uno de los más utilizados es el 15E que te lleva desde el centro hasta el barrio de Belem por un precio de 2.75€ el trayecto.

Monasterio de los Jerónimos

Este edificio fue ordenado construir por el rey Manuel I de Portugal para conmemorar el regreso de Vasco de Gama, un célebre navegante y explorador portugués, de la India portuguesa, en la que posteriormente ejercería de Gobernador durante unos años. En este sentido, hay que tener en cuenta el papel esencial de Vasco de Gama en la Era de los Descubrimientos descrita con anterioridad, época de esplendor y riquezas para la nación portuguesa.


Praça do Comercio

En el lugar dónde actualmente se asienta la plaza se encontraba el Palacio Real de Lisboa, donde el rey Manuel I de Portugal tenía su residencia. El terremoto de Lisboa de 1755 destruyó gran parte de la ciudad y entre los edificios históricos que sucumbieron se encontró el propio palacio, que no fue levantado de nuevo y en su lugar se planificó esta gran plaza.


El metro de Lisboa y cómo llegar desde/hasta el aeropuerto

La ciudad lusa cuenta con un moderno sistema de metro y numerosas estaciones al estilo Moscú que merecen ser contempladas. El precio del billete sencillo es de 1,45€, aunque hay multitud de abonos. Uno de ellos, el daily pass, permite hacer un uso ilimitado de tranvías, metro y elevadores durante 24h por 6,30€. Teniendo en cuenta que el trayecto a la Torre de Belem en el tranvía 15E cuesta 2,75€ por trayecto, con esa visita y a poco que uses el metro ya habrás amortizado el precio de este abono.

Para viajar deberás contar con una tarjeta Viva Viagem, que son expedidas en las mismas máquinas y que tienen un coste de 0,5€. Por eso es muy importante que no tires la tarjeta una vez la hayas usado ya que es la que tendrás que ir recargando si quieres seguir viajando en transporte público. En el metro de Lisboa se valida billete tanto al entrar como al salir.

Para ir del aeropuerto al centro deberás coger la línea vermelha (Vm) dirección S. Sebastiao y hacer trasbordo en Alameda a la línea verde con dirección Cais do Sodré. La verde pasa por las principales estaciones del centro de Lisboa (Martim Moniz, Rossio, Baixa-Chiado y la propia Cais do Sodré). El aeropuerto es zona 1 por lo que podrás realizar todo el trayecto con un billete sencillo (1,45€).


Quizás pueda interesarte:

Entradas relacionadas: Oporto y Sintra.

#Portugal #Lisboa #Turismo #Alfama #Oporto #Sintra #Lugares #Quever

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | JUNIO

Sagrada Familia Barcelona
Mezquita de Cordoba
Alhambra de Granada