Neuschwanstein, el castillo que inspiró a Disney

  • Descubre el impresionante castillo de Neuschwanstein en la región alemana de Baviera, así como la mejor forma de llegar en transporte público desde Múnich.

'El Nuevo Cisne de Piedra' es la traducción literal del nombre de este castillo que fue mandado construir por el rey Luis II de Baviera en el año 1866. Se sitúa en el corazón de los alpes bávaros, sobre el desfiladero de Pöllat, lo que, junto con su cuidado diseño, le provee de una incuestionable belleza y probada fotogenia.

Cómo llegar a Neuschwanstein desde Múnich en transporte público

Además de en vehículo privado, hay dos formas de llegar al castillo utilizando el transporte público:

  1. Tren: la primera opción es coger un tren en Múnich (estación central) hasta el pueblo de Füssen, a escasos 5 km del castillo. Desde Füssen hasta el castillo puedes ir en bici (hay carril bici) o coger el bus número 78, que espera expresamente la llegada del tren para partir hacia el castillo. Esta ruta está operativa durante todo el año. El coste del tren es de 22€ ida y vuelta, a lo que hay que añadir los 4,60€ que vale el autobús, un total de 26,60€. Puedes reservar tus billetes en la página web de la compañía de trenes alemana DB pulsando AQUÍ.

  2. Autobús desde Múnich: la compañía FlixBus ofrece la ruta Múnich-Neuschwanstein (Schwangau) directa y sin paradas intermedias aunque sólo opera en los meses de verano por unos 22€. Reserva tus billetes de forma anticipada en la web oficial pulsando AQUÍ.

El tiempo aproximado de ambas opciones ronda las dos horas.

Marienbrücke, las mejores vistas de Neuschwanstein

Si hay un lugar especialmente transitado por los turistas ese es el puente de 'Marienbrücke'. Y lo es no de casualidad, sino por motivos fundados. Y es que las vistas panorámicas del castillo que se obtienen desde el mismo son realmente impresionantes. ¿Cuál es su único inconveniente? Que los meses de invierno se encuentra cerrado para garantizar la seguridad de los visitantes, especialmente cuando los copos de nieve o las heladas hacen su aparición. Visité este lugar la primera semana de febrero y efectivamente el puente se encontraba sellado por una gran estructura de metal negra.

Pero, por suerte, hay una alternativa, aunque no apta para todos los públicos. Como se puede ver en la imagen superior, a la izquierda hay una colina. Pues bien, deberás escalar (sí, literalmente escalar ya que no hay camino habilitado para transeúntes) dicha colina para obtener imágenes como las que muestro a continuación:

Desde la estación de autobuses hasta el puente hay poco más de 1 km y el recorrido tarda en hacerse una media hora a ritmo normal. Hay varios caminos, uno de los cuales tiene un trozo asfaltado, pero la mayor parte de la caminata es sobre nieve. Otro de ellos conecta directamente Marienbrücke con el castillo, por lo que mi recomendación es primero ir al puente y luego al castillo. Obtener la panorámica de lo que vas a visitar posteriormente.


El castillo, obra del Rey Loco

La construcción de la fortaleza fue ordenada por el Rey Luis II de Baviera, apodado como Rey Loco por su idealismo y melancolía. Aunque fue monarca, se dice que nunca le gustó ejercer como tal, que comía con bustos de otros reyes alemanes porque prefería eso a comer con otra gente y que ordenaba a los músicos subir el tono con el objetivo de no escuchar hablar a los demás. Su obsesión por el romanticismo le llevó a encargar la construcción de tres castillos: Herrenchiemsee, el Palacio de Linderhof y el propio Neuschwanstein. En este último se encerró hasta que fue destituido de su cargo por loco y fue desterrado a otro castillo, en el que murió pocos días después en extrañas circunstancias.

Para acceder a su interior deberás comprar una entrada con un coste de 13€ (febrero 2018). Se recomienda la compra por anticipado debido a la alta demanda, más si cabe en período estival (puedes hacerlo en la web oficial pulsando AQUÍ). En su interior no se pueden hacer fotos ni vídeos.

Cuánto tiempo dedicarle

Bajo mi punto de vista con un día es más que suficiente para disfrutar del entorno e interior del castillo. Si quieres realizar excursiones adicionales a éste quizás sí sería interesante pernoctar por la zona. En el pueblo de Schwangau encontrarás el lago de Alpsee, que en invierno permanece completamente helado pero que tiene varias rutas senderistas que lo recorren. Además, y aunque menos popular, en las inmediaciones se sitúa el castillo de Hohenschwangau, que fue ordenado construir por el padre del Rey Loco y usado por éste como residencia hasta la finalización de Neuschwanstein.


#Neuschwanstein #Alemania #Baviera #Castillo #Turismo

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | NOVIEMBRE

LAS PALMAS

CHIPRE

CAMBODIA