Cómo llegar a Olite desde Pamplona y qué lugares visitar

  • Descubre los lugares que no te puedes perder en Olite así como la mejor forma de llegar en transporte público desde Pamplona y el mejor restaurante para degustar gastronomía local.

Lugares que ver en Olite

La primera referencia sobre Olite data del año 621, cuando el obispo de Sevilla San Isidoro la cita en una de sus obras, señalando al rey godo Suintila como su fundador, aunque se cree que su constitución es anterior, atendiendo a los restos hallados de la época romana. La importancia de este núcleo poblacional empezó a incrementarse cuando en el año 1147 se le concede el primer fuero por parte del rey de Navarra, lo que supuso un gran revulsivo económico para la villa.


Con el paso de los años, Olite se convirtió en una de las sedes favoritas de los reyes de Navarra, lo que derivó en la construcción del Palacio Real a partir del siglo XV por parte del rey Carlos III y su esposa Leonor de Trastámara, que encontraron aquí su lugar predilecto para establecer su residencia habitual. Este edificio ha perdurado hasta nuestros tiempos y es en la actualidad su principal reclamo turístico.


En el año 1630 la villa obtiene el título de ciudad por parte de Felipe IV, aunque los siglos posteriores estarían marcados por una importante regresión demográfica.


(todas las fotografías mostradas a continuación han sido realizadas por mí y se encuentran geolocalizadas, de tal modo que haciendo click en las mismas accederás a la ubicación exacta desde dónde fueron tomadas)


Lugares a visitar


Palacio Real de Olite

El Palacio Real es el símbolo de Olite y testigo de excepción de toda la historia del lugar desde que se construyera en el siglo XV. Su estilo arquitectónico es el gótico civil francés y su principal distintivo, además de los grandes muros, son las cubiertas de pizarra de sus torres.

Son muchas las historias que envuelven al lugar, alguna de las cuales narran que incluía en uno de sus patios un pequeño zoológico con jirafas, camellos y hasta leones, así como otras que hablan de la cuidada y lujosa decoración de sus salas.

Pese a que Olite no formaba parte del trazado del Camino de Santiago, algunos peregrinos desviaban su ruta con el objetivo de contemplar esta villa. Se dice que un peregrino alemán en el siglo XV quedó maravillado con la construcción, refiriéndose a ella como "el palacio más hermoso" que jamás había visto.


Todo este supuesto esplendor desaparecería tras la anexión de Navarra al Reino de Castilla en el año 1512 tras una larga guerra entre ambos reinos. Tras la desaparición del reino de Navarra, el palacio fue abandonado, a lo que hay que sumar el incendio acontecido en el año 1813, que deterioró aun más las instalaciones. El estado actual del palacio es el resultado de la profunda restauración llevada a cabo por los arquitectos Javier y José Yárnoz a partir del 1937.

La visita libre incluye un recorrido por el interior del palacio, donde hay numerosos paneles informativos que explican la historia del lugar, así como de las numerosas torres que componen la estructura desde donde se obtienen vistas únicas del propio palacio así como de sus aledaños.

Fachada principal del palacio real de Olite

PALACIO DE OLITE / Precio: 3,50 euros | Horario actualizado: 10.00-19.00h (Consulta horarios actualizados en la web oficial) | Reserva online: Recomendable (puedes hacerlo en la web oficial). Puedes comprar tus entradas también en taquilla, donde se acepta tanto el pago con tarjeta como en efectivo, aunque las plazas de los turnos de la mañana suelen estar agotadas, por lo que se recomienda la reserva online anticipada.



Convento de San Francisco

Su fundación se atribuye nada más y nada menos que a San Francisco de Asís, fundador de la orden franciscana, que en su peregrinación a Santiago de Compostela en el siglo XIII hizo una parada en Olite. Este hecho no está probado pero lo que sí es verídico es que fue en el siglo XIII cuando se levantó este inmenso convento, en gran parte financiado gracias al fervor religioso de los monarcas navarros, muy presentes en Olite. Las torres del palacio de Olite son el mejor lugar para apreciar las dimensiones de este edificio religioso.

Convento de San Francisco Olite

Plaza de Carlos III

Esta alargada plaza aprovechó el espacio muerto que quedó entre el "cerco de dentro" romano y el "cerco de fuera" medieval. En ella se pueden encontrar imponentes edificios como el del Ayuntamiento o la Torre del Chapitel o Torre del Reloj, que servía como puesto de control de productos para el mercado que se asentaba en sus alrededores.



Iglesia San Pedro

Otra de las zonas que pueden divisarse desde las alturas del palacio real es la zona occidental de Olite, coronada por la Iglesia de San Pedro, cuya portada y claustro son de estilo románico y su torre, gótica.



Cómo llegar en transporte público desde Pamplona

Olite cuenta con estación de ferrocarril, infraestructura gracias a la cual está conectada con la ciudad de Pamplona, capital de Navarra. El tren que une ambas poblaciones realiza el recorrido en aproximadamente 35 minutos. La empresa que presta el servicio es RENFE, que oferta un total de 3 frecuencias en ambos sentidos (9.21h, 16.35h y 20.15h origen Pamplona y 7.56h, 14.43h y 21.03h origen Olite) a un precio fijo por trayecto de 3,30 euros. Puedes consultar horarios y precios actualizados en la web oficial pulsando AQUÍ.



El Parador de Olite: gastronomía local en un entorno exclusivo

Hay varios restaurantes que gozan de cierta popularidad en la localidad, pero si me tengo que quedar con uno, por su apuesta por el producto local, escogería el Parador Nacional, que no sólo ofrece exquisitos platos tradicionales navarros, sino que te permite comer en un entorno idílico y cuidado hasta el más mínimo detalle.


Lo primero y más importante es reservar mesa con antelación, especialmente en verano, la temporada alta. Puedes hacerlo a través de su web oficial pulsando AQUÍ. En dicho enlace puedes consultar, asimismo, el menú. En mi caso me decanté por los siguientes platos:

  • Queso D.O. Navarra Roncal e Idiazabal ahumado con membrillo y nueces

  • Cogollos de Tudela con vinagreta de piparras y boquerones aliñados

  • Migas del pastor de Ujué con txistorra y huevos fritos

  • Torrija de vino DO Navarra y regaliz sobre sopa de coco y helado de piña

El principal punto fuerte de este lugar es la opción de poder hacer media ración en varios de sus entrantes, lo que permite degustar muchos platos sin que la factura se infle en exceso. Realmente me gustó todo lo que me sirvieron, pero destacaría especialmente el postre. Irse del parador sin haber probado la torrija de vino es pecado mortal.



¿Recorrer por libre los lugares no es lo tuyo? Disfruta de los mejores tours guiados por el palacio y la ciudad de Olite de la mano de Civitatis


¿Tienes alguna duda sobre Olite? Deja un comentario o escribe en nuestro chat y te responderemos en la mayor brevedad posible.