top of page

París, c'est la vie

  • Descubre los mejores que visitar en la ciudad de París así como la mejor forma de llegar al centro en transporte público desde el aeropuerto Charles de Gaulle.

16 millones de turistas visitaron la capital gala durante el año 2017, convirtiéndola en la tercera ciudad del mundo con más afluencia turística tras Bangkok y Londres (ambas por encima de los 20 millones). "La ciudad del amor", "la ciudad de la luz" y "la ciudad de la moda" son los tres principales sobrenombres con los que se conoce a esta metrópolis de más de 2 millones de habitantes.


Su historia comienza en el siglo III aC cuando los celtas levantaron un poblado a orillas del Sena al que denominaron 'Parisii'. El poblado se tornaría ciudad tras la conquista del imperio romano y capital cuando el rey franco Clodoveo tomó dicha decisión allá por el año 508 tras vencer a los romanos. Durante los siguientes siglos la ciudad no hizo más que crecer en importancia y tamaño gracias a las rutas comerciales y de peregrinaje que transcurrían por el lugar.


El siglo XVIII fue testigo de un acontecimiento histórico. La toma de la fortaleza de la Bastilla se convirtió en el inicio simbólico de la Revolución Francesa, que puso fin al orden feudal instaurado hasta el momento, acabando con la monarquía y las clases sociales e instaurando la república en todo el país. La Francia napoleónica tuvo en París la capital de un imperio que se expandió por prácticamente toda Europa. De dicha época se heredó gran parte de la fisonomía que tiene la ciudad en la actualidad.


Pese a ser ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad salió relativamente indemne, al no sufrir daños demasiado importantes sobre sus edificios y estructuras. Daño que sí causó el aparatoso incendio que en 2019 se declaró en la catedral de Notre-Dame, que arrasó con su tejado y provocó graves desperfectos a muchos de sus bienes y parte de la estructura.


(todas las fotografías mostradas a continuación han sido realizadas por mí y se encuentran geolocalizadas, de tal modo que haciendo click en las mismas accederás a la ubicación exacta desde dónde fueron tomadas)


Lugares a visitar


1. Basílica de Sacre Coeur

En lo alto de la colina de Montmartre se alza la Basílica del Sagrado Corazón, construida íntegramente con aportaciones de ciudadanos en el siglo XIX y erigida en memoria de todos los franceses caídos durante la guerra franco-prusiana en la que Francia cayó derrotada. El acceso al interior es gratuito aunque no merece mucho la pena, tampoco la cripta ni las vistas desde la torre.


2. Arco de Triunfo

El Arco de Triunfo conmemora las victorias de los ejércitos comandados por Napoleón en una de las épocas más gloriosas para la nación francesa. Napoleón ordenó su construcción tras la batalla de Austerlitz en 1806. En la base del mismo se encuentra una llama permanentemente encendida en recuerdo de los franceses muertos en la Primera Guerra Mundial. Desde lo alto se obtienen unas vistas espectaculares de la ciudad y el precio para subir es de 12 euros para adultos y gratis para ciudadanos europeos menores de 26 años.


3. La Torre Eiffel

Es el símbolo por antonomasia de París. Imponente, la torre Eiffel se alza al suroeste de la ciudad pero es visible desde casi cualquier punto de la capital francesa. Fue construida con motivo de la Exposición Universal celebrada en París en 1889 y su edificación estuvo rodeada de críticas. Numerosos artistas la consideraron un monstruo de hierro y, tras las Exposición, se llegó a plantear su destrucción por la poca afluencia de público. Alcanza los 300 metros de altura y, hasta la construcción del edificio Chrysler en Nueva York en 1930, fue el edificio más alto del mundo.


Como curiosidad, la Torre Eiffel pudo haber sido erigida en la ciudad de Barcelona, ya que su ideólogo, Gustave Eiffel, presentó el proyecto para la Exposición Universal de 1888. El proyecto fue rechazado por el Ayuntamiento de Barcelona, que en su lugar se decantó por el Arco de Triunfo.



4. Torre Saint Jacques

Este campanario de estilo gótico data del siglo XVI y constituía el origen de la vía de Tours, una ruta de peregrinaje que conduce a la sagrada ciudad de Santiago de Compostela tras más de 900 km de recorrido. Existe la opción de recorrer su interior y subir 54 metros hasta su cima para disfrutar de impresionantes vistas de la capital de Francia, aunque sólo puede hacerse mediante una visita guiada que hay que reservar anticipadamente por un precio de 12 euros. La visita sólo está disponible de lunes a viernes.



5. Museo del Louvre

El museo abrió sus puertas en 1793 y supuso una clara disrupción respecto al tradicional modelo de museo, reservado a las clases pudientes de la ciudad. Sus primeras obras fueron donaciones de la monarquía francesa así como expropiaciones que el ejército de Napoleón fue llevando a cabo en sus campañas militares por toda Europa.

La colección del Louvre comprende cerca de 300.000 obras, de las cuales se encuentran expuestas un total de 35.000, organizadas en diferentes temáticas: antigüedades orientales, antigüedades egipcias, pinturas italianas, españolas, etc. Entre las obras más conocidas expuestas en el museo se encuentra La Gioconda (Leonardo da Vinci), La libertad guiando al pueblo (Delacroix) y Las bodas de Caná (Veronés) en cuanto a pinturas. En cuanto a esculturas, encontramos La Venus de Milo (Grecia), El escriba sentado (Egipto) y La Victoria Alada de Samotracia (Grecia).