Rabat, tradición y modernidad


Rabat es la cuarta ciudad imperial tras Fez, Marrakech y Meknes y es una mezcla de tradición y modernidad. Capital política del país, la ciudad cuenta con importantes edificios gubernamentales y una economía dinámica, pero aun lejos de su vecina Casablanca. La ciudad fue fundada en el siglo XII y fue uno de los bastiones de la lucha contra los españoles, que en 1260 la invadieron e incendiaron. Este hecho, junto con la posterior invasión benimerina de la zona y el traslado de la capital a Fez provocó la decadencia de la ciudad. No fue hasta el protectorado francés en el siglo XX que Rabat no recuperó la capitalidad de Marruecos, condición que conservaría tras la independencia del país. La ciudad de Rabat fue uno de los principales refugios de los musulmanes que fueron expulsados de la Península Ibérica entre 1609 y 1613 por orden del monarca español Felipe III.

Aunque la ciudad cuenta con aeropuerto, sólo hay vuelos directos desde las ciudades francesas de Marsella y París y desde Bruselas. Lo habitual desde España es volar a Fez, Marrakech o Casablanca y desplazarse en tren. Los tiempos en tren son de 3h 10 min desde Fez y de 1h desde Casablanca. Puedes consultar horarios y precios desde la web oficial de la ONCF, los ferrocarriles de Marruecos. El precio desde Fez es de 170 dirhams (85 dirhams por cada trayecto), al cambio unos 15€. Hay dos estaciones en la ciudad, la turística es Rabat Ville.

Los principales lugares a visitar en la ciudad son:


Torre Hassan II

La que iba a ser la mezquita más grande de Marruecos se convirtió en restos de lo que nunca fue. La orden de construirla fue dada por el Sultán Yacub Al-Mansur pero, en mitad de las obras, la muerte del Sultán las paralizó. Sólo queda la torre.


La Kasbah des Oudaias

Es un barrio amurallado que antiguamente sirvió como fortaleza para defender la ciudad de los ataques extranjeros, siendo clave en la defensa de los Oudaias de los ataques de los piratas andaluces.


Jardines andaluces

Estos jardines se encuentran situados en el interior de la Kasbah des Oudaias. Su estilo es arábigo-andaluz y fueron diseñados a principios del siglo XX.


Mausoleo Mohamed V

En este edificio descansan los cuerpos de los monarcas alauíes Mohamed V y Hassan II, padre del actual rey de Marruecos Mohamed VI. El horario de visita se extiende desde las 8.00 hasta las 18.30h y es gratuito. El edificio, de mármol, es uno de las muestras más importantes de arte marroquí moderno.


Necrópolis de Chellah

Este gigantesco castillo fue edificado sobre las ruinas de la antigua ciudad de Sala. Dentro de la necrópolis se encuentran muestras de arte romano y monumentos árabes, así como el cuerpo del Sultán negro Abu al Hassan, quien ordenó la construcción de este complejo. El precio de la entrada es de 10 dirhams.


Mezquita Assounna

Aunque no se puede visitar si no eres musulmán, sí que podrás contemplar parte del patio central desde alguna de sus puertas. Es una mezquita preciosa y el minarete, situado en su lado sur, originalmente estaba situado en el norte.

Paseo marítimo

Rabat es una ciudad costera y como tal, siempre ha tenido una importante industria pesquera. El paseo marítimo es extenso y bonito y domina el característico olor a pescado de toda ciudad conectada con el mar.



Palacio Real Rabat

Es la residencia principal y oficial del Rey. Hay un Palacio Real en todas las ciudades importantes del país, pero este es el más utilizado por la Casa Real. Es por ello que las medidas de seguridad son extremas y no te podrás acercar demasiado. Es por ello que, si has visto ya otros Palacios (sobre todo el de Fez), puedes prescindir de éste.

Entradas relacionadas: Casablanca, Chaouen, Fez, Marrakech, Meknes

#Marruecos #Rabat #Turismo #Hassan #Oudaias

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | SEPTIEMBRE

MADRID

VENECIA

MALTA