Trakai, el tesoro de Lituania


Un castillo construido sobre una isla rodeada de lagos al que sólo puede accederse mediante un puente de madera. Parece la descripción de un lugar idílico, de cuento, pero no, existe, y está a tan sólo 30 km de la capital de Lituania, Vilna. La obra fue fruto del capricho de la esposa del duque Kestutis y sirvió como residencia de los Duques de Lituania hasta que en el siglo XVI empezó a hacer las funciones de una prisión para nobles. Fue centro de poder político debido a que Trakai tuvo la condición de capital del país durante muchos años, condición que perdió en favor de Vilna.

El lugar acabó en ruinas tras la Primera Guerra Mundial y no fue reconstruido en su totalidad hasta que Lituania recobró su independencia en el año 1990. La mejor forma de llegar hasta él desde Vilna es cogiendo un bus en la estación central, al sur de la ciudad. Los tickets se compran en la misma taquilla de la estación (aceptan tanto efectivo como tarjeta) y el coste es de 2 euros. El trayecto es de aproximadamente media hora, aunque luego tendrás que recorrer toda la ciudad de Trakai para llegar al castillo, una caminata de unos 3 km (aproximadamente 30 minutos). Para volver, podrás comprar el ticket directamente al conductor (sólo en metálico) ya que la estación no tiene habilitadas taquillas.

El acceso al interior del castillo es de pago, 8 euros para adultos y 4 para estudiantes aunque sus alrededores pueden recorrerse de forma gratuita. Además puedes contratar una serie de actividades, desde una vuelta en kayak por los lagos de la zona a una degustación de comida típica de la región, influenciada por la etnia caraíta que habitó el lugar durante gran parte de su historia y que fueron traídos a la ciudad desde Crimea por Vytautas el Grande en el siglo XV. También puedes relajarte con un paseo por los caminos que se extienden a lo largo de este maravilloso paraje.











#Trakai #Vilna #Lituania #Quéver #Turismo

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | SEPTIEMBRE

MADRID

VENECIA

MALTA