París, c'est la vie


16 millones de turistas visitaron la capital gala durante el año 2017, convirtiéndola en la tercera ciudad del mundo con más afluencia turística tras Bangkok y Londres (ambas por encima de los 20 millones). "La ciudad del amor", "la ciudad de la luz" y "la ciudad de la moda" son los tres principales sobrenombres con los que se conoce a esta metrópolis de más de 2 millones de habitantes. París es enorme y las zonas turísticas se encuentran relativamente alejadas las unas de las otras, por lo que necesitarás, como mínimo, tres días para poder verlo todo.

Lo primero que llama la atención al llegar al aeropuerto Charles de Gaulle es la inmensidad del mismo y la cantidad de rutas que cubre. Tanto la terminal 1 y 3 como la 2 están conectadas vía férrea con París por la compañía estatal RER. El billete es bastante caro, 10.30 euros (20.60 euros ida y vuelta) y la duración del trayecto es de unos 40 minutos. Tiene parada en las estaciones Gare Du Nord, Chatellet-Les Halles, Notre Dame y Luxembourg. El horario del servicio es de 4.30h a 00.00h, por lo que si tu vuelo llega de madrugada deberás decantarte por el autobús o taxi/VTC.


Basílica de Sacre Coeur


En lo alto de la colina de Montmartre se alza la Basílica del Sagrado Corazón, construida íntegramente con aportaciones de ciudadanos en el siglo XIX y erigida en memoria de todos los franceses caídos durante la guerra franco-prusiana en la que Francia cayó derrotada. El acceso al interior es gratuito aunque no merece mucho la pena, tampoco la cripta ni las vistas desde la torre.


Arco de Triunfo

El Arco de Triunfo conmemora las victorias de los ejércitos comandados por Napoleón en una de las épocas más gloriosas para la nación francesa. Napoleón ordenó su construcción tras la batalla de Austerlitz en 1806. En la base del mismo se encuentra una llama permanentemente encendida en recuerdo de los franceses muertos en la Primera Guerra Mundial. Desde lo alto se obtienen unas vistas espectaculares de la ciudad y el precio para subir es de 12 euros para adultos y gratis para ciudadanos europeos menores de 26 años.




La Torre Eiffel

Es el símbolo por antonomasia de París. Imponente, la torre Eiffel se alza al suroeste de la ciudad pero es visible desde casi cualquier punto de la capital francesa. Fue construida con motivo de la Exposición Universal celebrada en París en 1889 y su edificación estuvo rodeada de críticas. Numerosos artistas la consideraron un monstruo de hierro y, tras las Exposición, se llegó a plantear su destrucción por la poca afluencia de público. Alcanza los 300 metros de altura y, hasta la construcción del edificio Chrysler en Nueva York en 1930, fue el edificio más alto del mundo.

Como curiosidad, la Torre Eiffel pudo haber sido erigida en la ciudad de Barcelona, ya que su ideólogo, Gustave Eiffel, presentó el proyecto para la Exposición Universal de 1888. El proyecto fue rechazado por el Ayuntamiento de Barcelona, que en su lugar se decantó por el Arco de Triunfo.



Museo del Louvre

El museo abrió sus puertas en 1793 y supuso una clara disrupción respecto al tradicional modelo de museo, reservado a las clases pudientes de la ciudad. Sus primeras obras fueron donaciones de la monarquía francesa así como expropiaciones que el ejército de Napoleón fue llevando a cabo en sus campañas militares por toda Europa.


La colección del Louvre comprende cerca de 300.000 obras, de las cuales se encuentran expuestas un total de 35.000, organizadas en diferentes temáticas: antigüedades orientales, antigüedades egipcias, pinturas italianas, españolas, etc. Entre las obras más conocidas expuestas en el museo se encuentra La Gioconda (Leonardo da Vinci), La libertad guiando al pueblo (Delacroix) y Las bodas de Caná (Veronés) en cuanto a pinturas. En cuanto a esculturas, encontramos La Venus de Milo (Grecia), El escriba sentado (Egipto) y La Victoria Alada de Samotracia (Grecia).






El Panteón

A lo largo de la historia, el panteón ha servido para diferentes menesteres en función del tipo de régimen que gobernaba el país. Así, fue alternando usos religiosos con patrióticos. Finalmente se convino que sirviera de cementerio de personalidades ilustres del país galo. En su interior se encuentran las tumbas de Marie Curie, Victor Hugo, Rousseau y Émile Zola, entre otros. La entrada tiene un coste de 9 euros aunque como la mayoría de lugares turísticos es gratis para ciudadanos europeos menores de 26 años. Es una visita que realmente merece la pena ya que el edificio es espectacular.



Los Jardines y el Palacio de Luxemburgo

Fueron ordenados construir por María de Médicis cuando ésta se cansó de vivir en las instalaciones que actualmente ocupa el museo del Louvre. El parque que lo rodea es inmenso e ideal para descansar tras una larga jornada de caminata o para pararse a comer. El Palacio, sede del senado francés, no es accesible al público.


La Catedral de Notre Dame

Es una de las catedrales góticas más antiguas del mundo y fue el escenario en el que se inspiró la historia del Jorobado de Notre Dame, una de las películas más exitosas de Disney. Su construcción data del siglo XII y desde entonces ha sido testigo de eventos tan importantes como la coronación de Napoleón Bonaparte, la beatificación de Juana de Arco o la coronación de Enrique VI de Inglaterra. La entrada a la catedral es gratuita pero para acceder a sus torres o a la cripta hay que pagar 8.50 euros (gratis para europeos menores de 26 años).






Memorial de Diana de Gales


Plaza de la Concordia

Originariamente nombrada plaza de Luis XV, se rebautizó como Plaza de la Revolución cuando, durante la Revolución Francesa, el monarca Luis XV y su esposa, Maria Antonieta, fueron decapitados en la misma plaza entre gritos de "Viva la República". Acabada la Revolución, el estado francés decidió renombrarla de nuevo, adoptando el nombre que actualmente sigue poseyendo, Plaza de la Concordia.


Arco de Triunfo del Carrusel

#París #Francia #Turismo #IsladeFrancia #TorreEiffel #MuseodelLouvre #CharlesdeGaulle

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | NOVIEMBRE

LAS PALMAS

CHIPRE

CAMBODIA