Pompeya, viaje al pasado


El 24 de agosto del año 79 d.C se paró el reloj en la antigua ciudad romana de Pompeya, en la región de Campania. El Vesubio erupcionó violentamente y arrasó con todo lo que encontró a su paso, acabando no sólo con la ciudad sino también con las vidas de la mayoría de sus habitantes. Pero hay teorías que apuntan que la erupción pudo haberse producido en noviembre de ese mismo año y que la confusión es fruto de un error de transcripción de los manuscritos de Plinio el Joven en la Edad Media. Plinio el Joven fue un poeta que presenció la erupción y que documentó en manuscritos tanto el suceso como las vivencias de algunos supervivientes a los que entrevistó.

Tras quedar sepultada bajo las cenizas, la ciudad permaneció oculta hasta que en 1559 fue encontrada en unos trabajos de excavación de un túnel. Debido a que se encontraron frescos y objetos con representaciones de escenas de alto contenido sexual, se decidió no continuar investigando hasta que el año 1748 fue redescubierta. Desde entonces se ha trabajado intensamente para conservar este trozo de historia y convertir la zona en un lugar de visita obligatoria.

Hay dos formas de llegar a Pompeya en tren, la primera es con la compañía TrenItalia y la segunda, la más rápida y popular, la famosa Circumvesuviana, que parte de la estación Porta Nolana en Nápoles y tiene una parada también en la napolitana estación de Garibaldi. Aun así, y dada la popularidad de la línea, os aconsejo cogerlo en la primera, ya que de lo contrario tendréis muchas posibilidades de tener que ir de pie y el trayecto no es corto (aproximadamente una media hora). El tren tiene dirección SORRENTO y deberás bajarte en la estación POMPEI SCAVI-VILLA DEI MISTERI.

Si como en mi caso tienes que cargar con las maletas, no te preocupes porque hay hasta tres opciones:

  1. Estación de Garibaldi (Nápoles): es la opción más cara. 6€ por bulto las primeras 5 horas y 0.5€ por horas sucesivas.

  2. Estación Pompei Scavi (Pompeya): el precio son 3€ todo el día. Hay personal vigilando las instalaciones.

  3. Taquillas Pompeya: son gratuitas pero no hay vigilancia.

El tren desde Nápoles tiene un coste de 2.60€ por trayecto (abril 2017) y la entrada a las ruinas son 7.50€ para europeos menores de 25 años, aunque el primer domingo de mes el acceso es gratuito. Si no cumples los requisitos, el ticket ascenderá a 13€. La entrada incluye una guía en papel, con un mapa de las ruinas y una breve explicación de cada una de las ruinas que te irás encontrando.







Tras estar unas 4 horas visitando Pompeya, decidí subir al cráter del Vesubio, el volcán que marcó el devenir de los ciudadanos de Pompeya para siempre. El ascenso no es recomendado en días muy nublados o con amenaza de lluvia ya que en el primero de los casos, no verás nada, y en el segundo, te llenarás de barro al ser todo el camino de tierra. Hay dos maneras de subir al volcán:

  1. Transporte público: la EAV tiene una línea regular desde la estación de tren de Pompeya hasta el parking del parque del Vesubio. Desde ahí deberás subir a pie. El precio no llega a los 6€ contando ida y vuelta, pero deberás pagar la entrada al Parque Nacional del Vesubio (10€ adultos, 8€ estudiantes). Os podéis plantear esta opción si tenéis todo el día para hacerlo.

  2. Busvia del Vesubio: también en la propia estación de tren de Pompeya podrás contratar una excursión con esta empresa, que realiza recorridos cada hora a en punto. Primero un autobús te transporta hasta el parking del Vesubio y, desde ahí, un 4x4 recorrerá gran parte de la subida, dejando un último tramo de unos 15 minutos a pie. El precio es de 22€ por persona e incluye guía, entrada al Vesubio y transporte desde y hasta la estación de Pompeya. Es la opción que escogí ya que no es mucho más cara que la anterior y además no disponía de mucho tiempo.

La última erupción del volcán se produjo en plena Segunda Guerra Mundial, en 1944. Desde entonces no ha vuelto a tener actividad y se han desarrollado importantes centros urbanos en sus alrededores, sobre todo la ciudad de Nápoles. Un total de 3 millones de personas se calcula que habitan en su radio cercano, lo que lo convierte en el volcán más peligroso en actividad. ¿Volverá a suceder una catástrofe?




#Italia #Pompeya #Campania #Vesubio #Circumvesuviana