Viena, ciudad imperial


En el año 881 aparece por primera vez el nombre de Viena, territorio por aquel entonces bajo mandato de la Casa Babenberg. Apenas cuatro siglos más tarde es declarada ciudad imperial y en 1278 se incorpora a la Casa Habsurgo al morir el último heredero de los Babenberg sin descendencia en una batalla contra los húngaros.


Se inicia entonces la dinastía más larga de la historia de Europa, que se extendería desde 1278 hasta 1918 pese a los asedios del imperio otomano. No pudieron repeler, sin embargo, el envite de Napoleón, que en 1809 ocupa la ciudad y obliga al emperador Francisco II a abdicar, dando lugar al nacimiento del Imperio de Austria. Esta condición no se prolongaría demasiado en el tiempo ya que cuatro años más tarde Napoleón es derrotado y el status quo previo restaurado en el Congreso de Viena de 1815.


En 1867 los reinos de Austria y Hungría firman su unión y se forma el Imperio Austro-Húngaro, siendo Viena la capital de esta nueva potencia, iniciándose así una de sus épocas de mayor esplendor. Este auge finalizó tras el asesinato del heredero al trono Francisco Fernando y su esposa Sofía Chotek en Sarajevo a manos del terrorista serbio-bosnio Gavrilo Princip, hecho que desencadenó la Primera Guerra Mundial en la que las Potencias Centrales (incluido el Imperio Austro-húngaro) fueron derrotadas. Terminada la guerra estalla la Revolución de Viena, que supuso el punto y final al reinado Habsburgo y la creación de la República de Austria, con un territorio significativamente mermado.


En 1938 el Tercer Reich invade y anexiona Austria. Hitler pronunciaría ese mismo año su primer discurso en el balcón central del Palacio de Hofburg ante una nada despreciable multitud, que recibió de buen agrado la anexión de Austria al Tercer Imperio Germano. Durante la Segunda Guerra Mundial, Viena fue duramente bombardeada por las tropas estadounidenses y gran parte de su patrimonio histórico fue destruido. En 1945 el ejército soviético toma posesión de la ciudad y, como sucedió en Berlin, se emplea el sistema de ocupación cuatripartita, quedando la ciudad dividida en territorio soviético, americano, francés y británico.


Diez años más tarde, en los Acuerdos de Moscú, Austria recobra su independencia plena y Viena vuelve a ser declarada capital de la República de Austria, país que a partir de entonces ha declarado su neutralidad en cualquier conflicto.


Palacio de Schonbrunn

Fue la antigua residencia de verano de los Habsburgo y lugar de acontecimientos importantes como fue el anuncio del fin de la monarquía con la abdicación de Carlos I en 1918. Además, en el Salón de los Espejos, Mozart interpretó varias piezas musicales cuando todavía era un niño prodigio. Es el monumento más visitado de Austria por lo que las colas suelen ser importantes y es posible que tengas que esperar entre una y dos horas a entrar si adquieres el ticket el mismo día, por lo que es más que aconsejable reservar anticipadamente por la web oficial.


PALACIO SCHONBRUNN / 8.30 – 17.30 Lunes – Domingo | Precio: 16€ (Imperial Tour), 20€ (Grand Tour) y 6€ (Laberinto) | Localización: Schonbrunner Schloss Strasse, 47



Iglesia de San Carlos Borromeo

Esta iglesia fue ordenada construir por el Emperador Carlos VI en honor a San Carlos Borromeo, patrono de la lucha contra la peste que azotó la capital de Austria durante el siglo XVII y que se cobró más de 70.000 vidas.

CÚPULA DE LA IGLESIA / 9.00 – 18.00 Lunes – Sábado y 12.00 – 19.00 Domingos y Festivos | Precio: 8€ (4€ estudiantes) | Localización: Kreuzherrengasse, 1



La Catedral y las torres

En esta catedral están enterrados gran parte de los miembros de la familia Habsurgo. Asimismo, fue en este templo dónde se realizó tanto la boda como el funeral del genio Mozart. Parte del interior de la catedral puede recorrerse de forma gratuita, pero para acceder a la zona central hay que pagar, así como a las dos torres de la misma.

Tanto la torre Norte (Stephansdom Nordturm) como la Sur (Stephansdom Südturm) son accesibles pero hay grandes diferencias entre ambas. Desde mi punto de vista la mejor de las dos es la torre norte, ya que además de realizar la subida en ascensor, dispone de las mejores vistas de los tejados con pintorescos azulejos de la catedral. El ascenso en la torre sur se hace a pie y las vistas son bastante peores que en la norte, por lo que mi recomendación si quieres ahorrar dinero y tiempo es que sólo visites la torre norte.

CATEDRAL VIENA / 9.00 – 11.30 y 13.00 – 16.30 Lunes – Sábado y 13.00 – 16.30 Domingos y Festivos | Precio: 6€ | Localización: Stephansplatz, 3


TORRE NORTE / 9.00 – 17.30 Lunes – Domingo | Precio: 6€ | Localización: Stephansplatz, 8


TORRE SUR / 9.00 – 17.30 Lunes – Domingo | Precio: 5€ | Localización: Stephansplatz, 2



Museo de Historia Natural de Viena

Fue inaugurado en 1889 y el edificio es calcado al que hay justo delante, que alberga el Museo de Historia del Arte. El museo se divide en dos pisos, estando la planta baja dedicada a minerales y piedras preciosas, además de hallazgos paleontológicos. En cuanto a la planta superior, se expone una inmensa colección de animales disecados, la mayoría de los cuales se encuentran por desgracia extintos.

MUSEO DE HISTORIA NATURAL / 9.00 – 18.30 Jueves – Lunes y 9.00 – 21.00 Miércoles (cerrado los Martes) | Precio: 12€ (7€ estudiantes) | Localización: Burgring, 7



Ópera

Es la compañía de ópera más importante a nivel mundial, corriendo su inauguración a cargo de Mozart, quien interpretó una de sus obras en 1869. Los ciudadanos tenían unas expectativas muy altas en cuanto a la arquitectura del edificio y su decepción fue tal que el arquitecto se quitó la vida. Durante la Segunda Guerra Mundial una bomba dañó gravemente el edificio, que no volvió a abrir sus puertas hasta 10 años más tarde.



Stadtpark

Es uno de los lugares preferidos por los locales para relajarse en días soleados. También es frecuentado por turistas que necesitan descansar y relajarse tras una larga jornada de excursiones. Particularmente es un parque sin más como el que puedes encontrar en cualquier otra ciudad importante de Europa, por lo que si vas justo de tiempo puedes prescindir de visitarlo.



Hundertwasserhaus

Es la atracción más bizarra de la ciudad. Estos edificios de formas y colores poco convencionales fueron proyectados por el arquitecto Friedensreich bajo petición del alcalde de la ciudad. Las viviendas están destinadas a personas con pocos recursos.



Prater

Es uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo y uno de los símbolos de Viena. Además, es una visita popular porque se encuentra relativamente cerca de la ciudad y la entrada al recinto es gratuita.



Palacio de Belvedere

Fue construido como residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya, uno de los generales que comandó el ejército austro-húngaro en su guerra contra el Imperio Otomano, logrando su expulsión de los territorios de Austria, Hungría y Serbia. La entrada a los jardines es gratuita y no es recomendable acceder a su interior, mucho menos decorado y cuidado que el Palacio Schonbrunn.



Estatuas en Viena

#Viena #Austria #Turismo #Quéver #LowerAustria

Acerca de

Herramientas

DESTINOS DEL MES | OCTUBRE

LISBOA

RONDA

FLORENCIA